Cordero

ADORAR AL CORDERO INMOLADO

Juan 1:29…he aquí el Cordero que quita el pecado del mundo…

La adoración es el lugar de los divinos encuentros. La adoración pasa por un corazón rendido, ante la gracia maravillosa de Dios. No hay adoración donde la Gracia no es revelada ni manifestada. No hay adoración donde la persona no puede experimentar que La Gracia de Dios lo coloca en un lugar de privilegio, el lugar de los hijos y no el lugar de los esclavos. Los esclavos adoran la imagen de la “bestia”, diría el libro de Daniel, pero los hijos de Dios adoran al Cordero Inmolado.

 

INMOLADO

Hablamos del Cordero para adorarlo a Él, porque Él quito el pecado del mundo. Todo el pecado. Hasta el último pecado que alguien cometa en este mundo ya fue quitado en la cruz del calvario, el lío es que muchos no han recibido esta buena noticia.Cuando una persona es salva y nace de nuevo, no significa que sea salva ese día, sino que fue salva hace ya más de dos mil años pero que se le manifiesta ahora. Nadie puede hacer nada con la salvación que no haya sido efectuada en la obra de la cruz.

 

 

Cuando el Cordero quitó el pecado del mundo, hizo lo descrito en 2 Corintios 5:19 (RV60)…que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación…Quien recibe a Cristo, recibe la abundancia de Él.

 

Si alguna persona se va al infierno, no lo será por cometer pecados sino por no recibir la reconciliación ya efectuada por Cristo una vez y para siempre. Si el Cordero fue inmolado desde antes de la fundación del mundo y quito el pecado del mundo cuando murió en la cruz del calvario, entonces significa que Él ya perdonó todo y ahora solo quiere que usted y que yo, recibamos los beneficios de esa obra maravillosa.

 

inmolado

Quien no recibe el Evangelio, vivirá tratando de hacer cosas para acceder a Dios, pero nadie puede acceder a Dios sino solamente por Cristo. Porque Cristo es el Alfa y el Omega, el Principio y el Fin, Él es el camino, Él es la Verdad, Él es la Vida. Nada se puede hacer sino solamente a través de Jesucristo.

 

Quien recibe el Evangelio, entiende que está ahora EN Cristo, es una nueva criatura, las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas… entonces estima a los demás como superiores a sí mismo; tiene una cultura de honra y de humildad, tiene un corazón de adorador, uno que dice: “Primero Cristo, segundo Cristo, tercero Cristo, Él es el único.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *