¿Será que hemos confundido el amor y su práctica?

Veo hoy un cristianismo que cree que su papel en la sociedad es el de señalar y condenar todo aquello que parece estar mal.

Las redes están plagadas de comentarios por quienes profesan una fe cristiana que más dan apariencia y sensación de odio que de amor.

Quizás sea que en la antigüedad el amor era traducido coCARIDADmo caridad y tenía la connotación de acción más que de verbalización y sentimiento.

Mateo 28:18-19 en la versión The Message dice así: Jesús sin dejarse intimidar por las amenazas continuo y les dio este encargo: “Dios me autorizó y ordenó que los comisionara a ustedes: Vayan y entrenen a todo el que se encuentren, lejos o cerca en esta forma de vida, marcándolos con el bautismo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Luego instrúyanlos en la práctica de todo lo que les he mandado a ustedes.” 

 

Los cristianos durante los primeros tres siglos lograron impactar la cultura romana no por sus juicios sino por entrenar a otros en una nueva forma de vida marcada por la caridad (amor en acción) y por su decidida instrucción en la práctica de las enseñanzas de Jesús. Influenciaron una sociedad corrupta, injusta, llena de desenfreno sexual y sin afecto natural.

CARIDADEl famoso historiador Británico Arnold Toynbee en su obra “A Historian Aproach to Religion,” narra acerca de una carta que el emperador Romano Julian  (331-363) escribió a Arsaces, el máximo Jefe Pagano de Galacia quejándose y testificando de la caridad Cristiana que había ganado el corazón de los paganos. Y al mismo tiempo expone la esperanza de este emperador pagano de imitar la práctica Cristiana. Esto es lo que dice” “¿Estamos rechazando enfrentar el hecho de que el Ateísmo debe su éxito sobre todas las cosas, a su filantropía hacia los extraños y a su provisión en los funerales y a su expresión de alta moralidad puritánica?…  Es una desgracia para nosotros que nuestra propia gente en forma notoria le falta dar asistencia a nosotros mismos, cuando en la comunidad Judía no existe un solo mendigo, y los impíos Galileos ayudan no solo sus propios pobres pero también a los de nosotros.”   “ A Historian Aproach to Religion” (pg. 101) por Arnold Toynbee.

 

En esta época los cristianos éramos considerados ateos por no adorar a los ídolos Romanos y también se nos llamaba “Judios y Galileos” por el origen de Jesús y de sus primeros discípulos. El emperador Julián rechazaba el Cristianismo más sin embargo reconoce que hay una práctica de caridad cristiana que había ganado el corazón de la gente y que como sociedad romana ellos no tenían.

 

Esta práctica de la caridad enseño el diseño de Dios de la familia, el cuidado por los demás, la honestidad y el valor del trabajo no por enjuiciar sino por demostrar.

 

¿Qué pasaría si en lugar de señalar el pecado sexual y corrupción afuera, enseñáramos una forma de vida caracterizada por la caridad, demostrándola?

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.