ATENTADO CONTRA LA POLICÍA Y CONTRA LA FE

A las 09:30 am la paz del sur de Bogotá, capital de la república de Colombia, se vio interrumpida por un fuerte estallido que irrumpió en la tranquilidad de los capitalinos, un carro bomba explotaba en la escuela de policía General Francisco de Paula Santander, dejando como saldo al menos 10 personas fallecidas y más de 60 heridos.

El hecho se registró cuando se daba por terminada una ceremonia de ascensos y entrega de medallas a integrantes de la Policía Nacional dentro de la escuela de esta misma institución, al parecer un hombre que fue identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez de 57 años de edad, oriundo del municipio de Puerto Boyacá y residente en Cubará (Boyacá) quien conducía una camioneta Nissan Patrol modelo 1993 que contenía 80 kilogramos de Pentolita, detonó la carga explosiva dentro de este sitio.
Momentos de angustia, tristeza, dolor, incertidumbre, desespero y dudas invaden en estos casos, pero nos lleva esta situación a preguntarnos, ¿Por qué pasa esto? ¿Por qué cada día vemos a nuestra sociedad más alejada de la unión, de la paz, de la alegría, del temor de Dios? Cómo es posible que tengamos que presenciar hechos tan tristes y lamentables de ver seres humanos inocentes que pagan las injusticias del mal, seres con familias como usted o como yo, que lo único que buscan es transformar la sociedad para un mejor futuro, a través de trabajo que día a día arriesgan su vida para mantener la seguridad de su barrio, de su localidad, ciudad, municipio o país; que sin importar la hora, siempre están prestos a brindar una ayuda y a dar hasta su propia vida por los demás. En qué sociedad estamos viviendo y a que nos estamos enfrentando; por un momento piense que podría ser su hijo(a) quien esta con ese uniforme y que puede ser juzgado, humillado y hasta mal tratado por el simple hecho de llevarlo puesto, pero no pierda la fe, no pierda la esperanza, pues Cristo está con nosotros.
Es el momento de alzar nuestra voz y decir que Cristo vive y vive por nosotros y con nosotros, que en esa tragedia que enluta al país rechazamos el accionar maligno y demoníaco de las personas que no han querido recibir al Señor en sus corazones, que no aceptamos que hayan personas que busquen hacer el mal a los demás por placer o gusto, y que es lógico que pedimos en nuestras oraciones que el Señor toque cada vida, cada corazón y los cubra con su sangre divina, para que podamos entender que en medio de tanta maldad, Él está con nosotros y es nuestro escudo!
Valores Cristianos extiende su cordial saludo a los familiares de las victimas mortales y de los heridos de este atentado y pide a Dios que la paz de Cristo reine hoy y por siempre.

Paz en las tumbas de nuestros Héroes
Por: Felipe Izquierdo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.