nos mean

Colombia a la desesperada

¨ La patria que les cupo en suerte, que nos cupo en suerte, es un país en bancarrota, en desbandada, unas pobres ruinas de lo poco que antes fue, miles de secuestrados, miles y miles de asesinados, millones de exiliados, millones de desplazados, el campo en ruinas, la industria en ruinas, la justicia en ruinas, el porvenir cerrado¨.

PALACIO DE JUSTICIA

Lo anterior es un fragmento del discurso de Fernando Vallejo durante el encuentro iberoamericano de escritores en el año 2000, la realidad diecinueve años después, no es otra, somos, como dijo el escritor antioqueño en aquella ocasión: un país a la desesperada.

Mientras Colombia avanza, retrocede: Aumento desbordado en la tasa de desempleo rebasando el 10%, fleteos indiscriminados a plena luz del día, bandas de crimen organizado promovidas y con tesis laureada a bandas de narcotráfico, casas de pique en Soacha, asesinato e intimidación de candidatos a alcaldías y gobernaciones, títulos falsos acomodados a mansalva en las hojas de vida de los altos funcionarios de gobierno, hacinamiento carcelario, balaceras hollywoodescas en las principales ciudades del país, hospitales colapsados por partos de madres venezolanas, encapuchados haciendo proselitismo en las plazoleta de la universidad del Tolima, usuarios enfurecidos sellando por mano propia las oficinas de pago de Electricaribe en Barranquilla, crisis humanitaria por la migración incontenible, ejercicios militares en la frontera con Venezuela armados de misiles hasta los dientes, tensiones diplomáticas perturbadoras… y sigue el prontuario, Colombia se nos volvió otra vez, si es que alguna vez logró estar mejor, una zozobra permanente, un temor incontenible, la seguridad en las calles es nula, la estabilidad laboral una lotería, el acceso a la salud una suerte, y el bienestar un privilegio solo imaginable en las más profundas elucubraciones de los menos favorecidos empañadas por las noticias delirantes que nuestra patria produce a diario.

Quiera Dios que mientras éste platanal encuentra el norte, el presidente Duque logre a la vez encontrar el suyo junto a su gabinete ministerial. Por fortuna, Ivanka Trump ya no distraerá con sus curvas de descendencia checo estadounidense al mindefensa, Carlos Holmes abandonará los trinos elogiosos pero equívocos para no pasar un tremendo bochorno como el de Marta Lucía cuando lamento la muerte de Belisario mientras él seguía vivo.

Sin embargo no todo es perversidad y fatalismo, algo queda, cosas buenas suceden, hoy por ejemplo el alcalde de Cali Maurice Armitage introdujo veintiséis buses eléctricos al sistema de transporte masivo de los habitantes de la sultana del Valle, algo que a la postre el medio ambiente sabrá agradecer.

Y es que parece una verdad de Perogrullo pero como tantas veces lo escuchamos en campaña: duélale a quien le duela mientras Colombia avanza, retrocede.

Iván Serrano

ivanserrano
/Instagram: ivan_serranoa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.