Crónica de una “volada” anunciad

Crónica de una “volada” anunciada

 

Quisiéramos que las cosas en este país fueran diferentes…, soñamos con una justicia que cumpla con su labor de manera radical, imparcial y efectiva…,  y nos dejen sentir por un momento, que todo este protocolo del Acuerdo de Paz no parezca simplemente la excusa perfecta para que nuestro expresidente Santos adquiriera a toda costa, su tan anhelado premio Nobel de Paz; no importando como, ni a que costo social y económico, y utilizando como botín el dolor de todo un país que ha venido en guerra por décadas, dejando daños irreparables.

 

En esta oportunidad, Eduardo Matyas Camargo quien es un abogado y mejor conocido como “Jesús Santrich”, ha causado un daño irreparable, traicionando y burlándose de una manera infame, de la justicia y de todos los colombianos que aun creemos en un Estado firme que aplica el castigo para todos los delincuentes con mano firme y todo el peso de la ley.

 

Pero lastimosamente, muchas son las preguntas y pocas las respuestas, para una sola verdad; Santrich de manera campante se “voló”…,  no se ha presentado ante la justicia colombiana, esto indica, que todo estaba fríamente calculado, hizo una pantomima de posesionarse como congresista, nombró sus asesores de la UTL, cobro su primer sueldo y se perdió del mapa.

 

 

Cabe recordar que Santrich desde el pasado domingo 30 de junio abandonó su esquema de seguridad durante una visita a una zona de reincorporación para exguerrilleros en el departamento del César cerca de la frontera con Venezuela, donde se especula pueda estar refugiado bajo el régimen del presidente Maduro, y de allá…, ¿Quién lo saca?.

 

Como si se tratara de un juego del gato y el ratón, desde la última desaparición de Santrich, la justicia colombiana lo ha requerido en diferentes oportunidades con el fin de que se presente, y de esta manera no entorpecer el proceso de paz y aclarar el gran interrogante que parece ser una verdad a gritos, ¿participó Santrich en actos de narcotráfico después de firmado el Acuerdo de paz? Aunque hay pruebas suficientes que lo acusan, lamentablemente hasta el momento esta será una pregunta que tristemente quedara en el tinterillo, y frente a la “leguleyada” de la JEP, se le dio libertad a un guerrillero narcotraficante.

 

Para esta instancia la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ordenó la captura de Jesús Santrich, tras no presentarse el martes 09 de julio, ante el alto tribunal en el proceso que se le sigue por narcotráfico. Todo indica que Santrich se burló de la justicia colombiana.

 

¡Seamos honestos por favor! Señores de la JEP, La mayoría de los colombianos jamás estuvimos de acuerdo con los trámites del Acuerdo de Paz; por eso en el Plebiscito dijimos enérgicamente…NO!!! Eso quedó plasmado con el voto en las urnas, que es la firma de un pueblo que ya lo veíamos venir, lo presentíamos. Esto nos queda como lección para entender que en este país para ser guerrillero no se necesita tener un fusil colgado al cuello ni estar escondidos en las selvas colombianas, para hacer de las suyas.

 

En estos momentos los colombianos quedamos con un sin sabor, por este tipo de actos que vienen sucediendo a lo largo de la historia de nuestro país con personas inescrupulosas que se burlan en la cara de todo un pueblo que tiene sed de paz,  “esto nos lleva recordar que con el diablo no se negocia señores”.

 

Escrito por:

Angélica Raquejo Villamil
Comunicadora Social Periodista
Angelicaraquejo@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.