Un Decreto que debe ir acompañado con hechos de cambio

En medio de una Colombia dividida, la cual no asimila con buenos ojos las negociaciones con las Farc, incluyendo un porcentaje muy bajo de credibilidad, el Presidente Santos hace un acercamiento y valoración de los grupos religiosos en Colombia, solicitando su respaldo y apoyo mediante la otorgación de un Decreto Ley que da apertura y proyección de una política pública.

Fue así, que el pasado lunes 4 de Julio se formalizó en la Casa de Nariño, y bajo el puño del Presidente, la firma del Decreto que justifica el día 4 de Julio como El Día Nacional de la Libertad Religiosa y de Culto. Colombia ahora extiende la lista a tres, de los países latinoamericanos (Junto con Argentina y Brasil) que ya han establecido un día en particular para conmemorar el derecho a la libertad espiritual. Este Decreto cumple con una recomendación enunciada en el año 2013 por la entidad más representativa del mundo, la ONU que expresa: “Los países deben promover un entorno favorable para la libertad religiosa”.

Bien sabemos que la Constitución del 91 forjó legalmente la libertad de religión y culto, pero jamás se había llevado a cabo una ceremonia que concibiera el aval para celebrar este derecho anualmente.

El presidente recalcó la tarea que tiene el estado por reconciliarse con la iglesia en aquellos puntos por los cuales han discrepado a lo largo de la historia, y que estando en cooperación ambos ejes con el propósito de consagrar una paz perdurable, real y verdadera.

También en sus palabras aludió la misión de mantener en equilibrio ésta sana relación que se quiere con las entidades religiosas, ya que éstas están presididas por personas que influyen fuertemente en la esfera espiritual de Millones de Colombianos; y que en fruto de este entendimiento con la iglesia se pueda reconstruir con principios un país en el que muchas personas han sido víctimas de actos bélicos por parte de grupos indolentes e insensatos.

Santos expresó a todos los líderes religiosos: “En ustedes se reúne el país que queremos: uno en el que quepamos todos, donde todos cabemos: Uno en el que el pensamiento diferente nos enriquezca en vez de dividirnos, de enfrentarnos”.

Muy bien presidente por este sentir, pero esto debe ir acompañado con hechos que enmarquen iniciativas en reconocer que la iglesia cristiana cuenta con líderes capaces de llevar acabo ese post conflicto que se nos avecina, a feliz término, teniendo en cuenta que el verdadero cambio se establece en volver a los principios y valores establecidos en el Libro de la Sabiduría. Y eso lo entiende y lo maneja muy bien las personas temerosas de Dios

En el desarrollo del evento, el presidente declaro que: “No se puede pretender estar bien con los demás, si consigo mismo no se está, no se puede allanar un sosiego social si individual y personalmente estamos en guerra. La trascendencia que tiene la educación religiosa en el individuo es totalmente clara”. La presidencia garantizó el papel que tendrá la iglesia en la labor social que saneará a todas aquellas personas que fueron vulneradas por el enemigo. Lo anterior destaca la posición suprema que tiene la palabra de Dios para restaurar e instaurar el bienestar en nuestro país.

Queremos hacer público reconocimiento al presidente Santos por este tipo de iniciativas con normatividades protectoras de la libertad religiosa y el gran papel que tiene las autoridades espirituales, ya sean pastores, reverendos, padres, o como se les desee denominar, en la enseñanza de una mejor vida, que por consecuencia de principios que se siguen, culminan en una paz fiable y desarmada.

“Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.

¡Yo seré exaltado entre las naciones!

¡Yo seré enaltecido en la tierra!”

Salmos 46:10

LADILLO: “Muy bien presidente por este Decreto, pero esto debe ir acompañado con la involucración de profesionales y líderes cristianos en el proceso del post conflicto, lo que garantiza una participación democrática e incluyente, pero sobre todo, con principios y valores establecidos en el Libro de la Sabiduría”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *