Oscurantismo

Del Oscurantismo Religioso a la Luz de la Verdad

El Movimiento de la Reforma tuvo como centro de toda su polémica la Biblia, la gran preocupación de los reformadores era ver una iglesia cargada de prácticas, creencias, tradiciones y enseñanzas que no tenían el fundamento bíblico necesario como para hacerles tan importantes. Los reformadores lograron recuperar la idea de que la predicación de la Palabra no solo es parte de la restauración, sino que es la base de la restauración.

Un ejemplo muy hermoso en la historia de Israel es el caso cuando los sacerdotes encontraron El Rollo en el templo. Venían de cerca de 45 años de gobierno del malvado Manasés; destrucción, inmoralidad, “satanismo”, opresión, muerte de los profetas (muy seguramente entre ellos Isaías) y muchas cosas más. Luego, un gobierno transitorio de su hijo de Amón, que seguía por la misma línea, pero que solo duro 2 años.

Es entonces cuando comienza a reinar Josías, muy niño, pero con pasión por el Señor y deseo de restaurar a su pueblo. Cuando El Rollo fue descubierto – pues su abuelo lo había ocultado -, el pueblo se alegró tanto, que su proclamación fue el inicio de la restauración más importante que se haya conocido en la historia de Israel, que incluyo restauración del pueblo, del templo, del culto y de muchas cosas más.

Duele cuando leemos que en la época de Samuel no había conocimiento de la Palabra 1Sm 3:7, pero eso nos deja ver la razón por la que había tanta desviación. Fue entonces cuando se levantó Samuel, que igualmente fue conocido por la proclamación de la Palabra y fue quien estableció a Israel como nación. Los profetas fueron conocidos por ser proclamadores de la palabra, Jesús hizo su obra proclamando la Palabra. Lutero, Charles Haddon Spurgeon y todos los grandes reformadores solo pudieron hacer su obra a partir de la proclamación.

En la época de Nehemías, se hace interesante lo que afirma la historia de Esdras – a quien se le adjudica la restauración del culto y de la espiritualidad -, que era un hombre que había preparado su corazón para inquirir La Ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus decretos y estatutos (Esd 7:10), y dice también que Esdras puso por gobernadores a los que conocían La Ley de Dios (7:25), por lo que la base de la restauración, una vez más, fue enseñar la Palabra.

El mismo trabajo de Nehemías fue también posible, solamente porque fue un hombre conocedor de la Palabra y proclamador de ella, Nehemías no solo restauró el muro – de gran importancia para el pueblo -, sino que también acabó con la opresión que se presentaba dentro del pueblo, por desconocimiento de la Palabra, Nehemías la proclamó con vehemencia y la implantó con firmeza (Neh 5).

Hoy en día, son muchos los ingredientes que el culto cristiano tiene, muchos de estos ingredientes entretienen y llenan de emoción a los participantes del culto, sin embargo, debemos preguntarnos hasta dónde cada uno de estos ingredientes realmente conduce a los propósitos divinos. La iglesia debe estar seriamente comprometida con los motivos que acompañaron el movimiento de la Reforma del siglo XVI, la exposición seria y profunda de la Biblia debe seguir siendo lo más importante en el culto y en la vida del cristiano.

Notemos algunas de las razones más importantes:

1. LA BIBLIA LLEVA AL ENTENDIMIENTO PLENO DEL EVANGELIO.

Parece curioso afirmar esto, pues es algo, aparentemente obvio. Sin embargo, al ver una iglesia dedicada a predicar un evangelio desdibujado y entretenedor, se hace necesario recordar que fue el estudio de las Escrituras lo que llevó a Lutero a su nuevo entendimiento del Evangelio. Es la Biblia lo único que debe ser predicado para conducir al entendimiento pleno del evangelio.

2. LA BIBLIA LLEVA AL RECONOCIMIENTO PLENO DE LA AUTORIDAD.

Fue la afirmación de la autoridad de las Escrituras que determinó desde un principio el curso del conflicto con Roma. Para Roma, la apelación directa a la Escritura y el rechazo de la autoridad de la Iglesia para interpretar la Escritura, pusieron a Lutero en el campo de los herejes. Así fue que la reforma muy pronto resultó ser un conflicto sobre la autoridad aún más que un conflicto sobre la doctrina.

Contrario a los que muchos afirman, la iglesia evangélica no se opone a ninguna autoridad, pues “toda autoridad ha sido puesta por Dios” pero lo que sí se afirma es que toda autoridad termina cuando pretende sobrepasar la autoridad de la Palabra.
3. LA BIBLIA LLEVA AL CONOCIMIENTO PLENO DE DIOS.

Calvino en su libro La institución de la religión cristiana, muestra la necesidad de aclarar en primer lugar la fuente de nuestro conocimiento de Dios y establece la prioridad de la doctrina de la Escritura en el quehacer teológico. Es nocivo asumir una idea de Dios basada simplemente en las experiencias vividas, la Biblia no puede interpretarse a la luz de las experiencias, sino que, por el contrario, toda experiencia debe ser juzgada a la luz de la Escritura. Ella es la que nos permite tener un conocimiento pleno de Dios.

4. LA BIBLIA LLEVA A LA DECLARACION PLENA DE NUESTRA FE.

El lema del protestantismo, tomado como base para la exposición de sus tesis, pone a la Escritura en primer lugar: Sola Escritura, Sola Fe, Sola Gracia. Lutero propone esta tesis al ver cómo la iglesia enseñaba a creer en una serie de supersticiones e intuiciones que se habían impuesto a la fuerza, es por eso que se hace necesario proclamar la Escritura como único fundamento para el planteamiento de doctrinas y confesiones cristianas.

Si Dios ha dispuesto en tu corazón inquirir en La Ley de Jehová, para cumplirla y para enseñar en la iglesia sus decretos y estatutos, ciertamente el Señor estará de tu lado y podrás ver el fruto de tu obra; el Señor levantará su nombre y será glorificado y el pueblo se santificará y vendrá en reverencia y fidelidad a la presencia del Señor.
Que tus brazos no se cansen, que tu corazón no desfallezca y que tu voz nunca se calle. Si la Biblia es tan importante, entonces vale la pena leerla, estudiarla, enseñarla, difundirla y proclamarla.
¡Amémosla y vivámosla!

ESCRITO POR: Dr. Milton J. Martínez M.
Ph.D. A.T. Philipps Universität Marburg, Alemania.
Investigador y profesor titular de Antiguo Testamento
Director de la Maestría en Teología de la Biblia – U. de San Buenaventura

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *