Ivan Diaz

La Casa del Gran de Dios celebra su primer Aniversario

 

Los fundadores de la iglesia “La Casa del Gran Dios”, que ha tenido un crecimiento exponencial, nos abrieron su corazón y nos revelaron su particular forma De acercarse a la fe y lograr que otros lo hagan.

“Yo soy el pollino que Jesucristo mando  desatar y llamar para triunfar”.  En esta frase contundente resume  el Pastor Iván Díaz su concepción de lo que el cielo está haciendo con él y su esposa, Elisa Moreno. Quizás por esa humildad  que los caracteriza, en menos de un año la iglesia que Dios les entregó  hoy reúne más de 400 personas.

 

Y es que en ésta línea, los pastores creen que todo lo que sea soberbia y orgullo corresponde al mismo aire de Satanás, que siempre mostrará poco sometimiento.

 

Por eso, ellos se aseguran cada día de ir a la fuente de la humildad, reconociendo que Cristo y solo Cristo los lleva de gloria en gloria. Quizás por eso, a ellos no les impresionan los títulos teológicos, si no la evidencia del poder del Cristo resucitado y de un espíritu humano que se doblega ante el señorío de rey de reyes.
Y es que desde el nombre de la iglesia en adelante, basado en Esdras 5:8, buscan honrar al Dios todopoderoso. Igual ellos, creen que no necesariamente el crecimiento de una comunidad cristiana refleja que caminan con Cristo. Es más, admiten que los números son secundarios. Los desvela, eso sí, adentrarse en las profundidades de Dios y su Palabra, sabiendo que hay más liberación, más poder y más sanidad de ese mar inmenso que representa Dios y el evangelio. Y naturalmente, el crecimiento no se hará esperar.

 

El pastor Iván, que conoció de Cristo hace 23 años cuando todavía era un adolescente,  y vinculado con los jóvenes de la Misión Carismática, recibió una invitación de su pastor y amigo Marco Acosta a un retiro que cambió por completo su vida. Fue llamado por Dios junto a su esposa después de un proceso fuerte que Dios uso para llevarlos a instancias ministeriales.

 

El pastor Díaz, es Ingeniero Metalúrgico y de Estructuras,  fue llamado por el Señor por medio de palabras contundentes de profetas, no tuvo otra opción que rendirse en requerimientos celestial e iniciar con 13 personas en la sala de una casa en Bogotá, la iglesia que hoy los sorprende primeramente a ellos por su crecimiento exponencial.

 

Y es que la pastora Elisa, es una esposa idónea que comparte con el pastor la pasión por servir a Dios junto a sus 4 retoños que encaminan por la senda ministerial. Ambos admiten que lo único que saben en Dios es “Hacer caso”, en lo que consideran un privilegio poder servir a un rey tan sobrenatural y sorprendente y que Él se halla fijado en ellos para hacer descender su reino.

 

Quizás por eso, no consideran una carga dividir su tiempo para administrar la iglesia de Señor y su empresa; pues son pastores empresarios que en menos de un año ya reúnen a más de 400 personas con un mensaje influyente, diseñado para gente nueva, sedienta de experimentar el poder del Señor y con un discurso novedoso, claro y fácil de dirigir para los que nunca se habían acercado al cristianismo.

 

La iglesia “La casa del Gran Dios” trabaja bajo la cobertura del Apóstol Marco Díaz, está tan sorprendida con el respaldo celestial que prefiere no  delinear una ruta a seguir, están seguros que mientras el Señor esté al frente de la nave, él sabrá mejor que nadie el paso siguiente.

 

Y es que esta iglesia el pasado 27 de Agosto celebró su primer Aniversario con palabras de gratitud, buscando que la gente se acerque al Dios de la Biblia y que su reino se haga evidente en la tierra, en la vida de sus asistentes. concibe la iglesia como un hospital donde llegan las personas con toda suerte de problemáticas para ser tratadas, con la diferencia que en la Casa del Gran Dios son restauradas milagrosamente. “No buscamos métodos; buscamos a Dios, la fuente de los métodos” enfatiza el Pastor Iván Díaz.

 

Y por último, como anécdota, los pastores cuentan que por la cercanía del templo a la clínica Monserrat en Bogotá, decenas de pacientes de ésta institución ha terminado en   la iglesia buscando ayuda…, y vaya que la han encontrado. Aseguran los ministros que últimamente  las mismas psiquiatrías de la clínica al verse corto en el tratamiento de sus pacientes le sugieren asistir a la iglesia para curar sus males.

 

Por su parte, la pastora Elisa, aconseja a las mujeres a tomar con seriedad la autoridad que Dios les ha delegado para plantarse sobre el mismo diablo si es necesario, como profetiza el Génesis, donde asegura que la mujer heriría a Satanás en la cabeza. Las insta a hacer decretos en fe  y en oración para derribar las estrategias demoniacas.

 

El pastor Iván, que no se queda atrás a la hora de animar a los pastores a continuar su labor, los invita a desechar modelos de hace 50 años que ya no rinden frutos para buscar al Dios de las estrategias y tomar directamente de la fuente la fórmula particular que el diseña para cada caso y momento.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *