No abandones el proceso.

 

 

Los Procesos son el camino al Propósito. Si abandonas el Proceso, abandonas tu Propósito. Si no eres atravesado por procesos, entonces vives por vivir y no tienes un propósito en la vida. Muchas personas quieren que Dios cumpla su propósito en ellos, pero no quieren atravesar procesos, sin embargo, déjame decirte que para llegar al cumplimiento del propósito divino necesitas ser procesado ya que de otra manera no estarás capacitado para atender el mismo.

 

El Señor cumplirá en mí su propósito. Tu gran amor, Señor, perdura para siempre; ¡no abandones la obra de tus manos! Salmos 138:8

 

David fue ungido como rey pero, para llegar a ser rey tuvo que ser atravesado por distintos procesos los cuales casi le cuestan la vida, es más, estuvo más muerto que vivo pero aun en medio de todo lo difícil que vivió no se rindió sino que permaneció firme para alcanzar el propósito de Dios.

 

Tal cual es el propósito de Dios para ti de la misma manera es el proceso; a veces luchamos por grandes cosas, pero nos olvidamos que tendremos que atravesar grandes procesos. Hoy es el día en el que te digo de parte de Dios “NO ABANDONES EL PROCESO” porque ese proceso que estás viviendo no es más grande que el propósito de Dios es tiempo de que te sacudas de la tristeza, de las ganas de rendirte y todo aquello que te hace mirar atrás y te enfoques en el propósito de Dios.

 

El plan de Dios se terminará de cumplir en ti, en tu matrimonio, familia, ministerio, trabajo no porque lo merezcas sino porque Dios te ama y el nunca desampara la obra de sus manos. Cuantas personas al ser introducidas en tremendos procesos, dan la espalda y se vuelven atrás únicamente porque creen que no podrán superar esos momentos de dificultad que están atravesando; y ciertamente solos no podemos, pero de la Mano del “GRAN YO SOY” todo lo podrás superar. Que importa lo que digan los demás, las burlas, calumnias, juicios, criticas que se levanten contra ti; No puedes desmayar en medio del proceso, debes mantenerte firme porque has de ver la honra de Dios en la tierra de los vivientes.

 

Tal vez habías estado sintiéndote deprimido, afligido, sin fuerzas y con ganas de abandonar todo, pero, Hoy más que nunca te digo NO ABANDONES EL PROCESO en el Nombre de Jesús, si Dios te introdujo es porque él sabe que eres capaz de superarlo de su Mano.

 

David tuvo que vivir humillaciones, persecuciones, abandono, traiciones, y un sin número de cosas, pero el objetivo de todo ello era formar su carácter y personalidad para que cuando el propósito de Dios se cumpliera el estuviera preparado. ¿Has Creído que no podrás salir de la situación que estás viviendo? ¿Has creído que esto que estas atravesando es el fin de todo? Hoy te digo como Embajador del Reino, NO, no vas a quedar a la orilla del camino, no vas a quedar avergonzado, Dios no te ha abandonado, NO ABANDONDES EL PROCESO; regocíjate porque si estas siendo procesado es porque este camino al Propósito de Dios. Dios nunca te va a entregar algo en tus manos a menos que estés capacitado para tenerlo y eso es lo que hacen los procesos, capacitarte. En este día Dios me ha dicho” Estoy buscando a gente que no abandone el proceso, gente que me crea a mí y no a las circunstancias, gente que esté dispuesta a todo, gente que aun estando en la propia tumba crea que de allí le voy a levantar”.

 

Conozco a muchas personas que están llenos de palabras de aliento para los demás, pero en el momento que son procesados se olvidan del propósito de Dios y se tiran al suelo queriendo dejarlo todo. Hoy es día de levantarse y si estas en medio de un proceso muy fuerte clama como lo hizo Job “yo sé que mi redentor vive”, clama como lo hizo David” Tu cumplirás tu propósito en mi”

 

Si creías que todo estaba acabado hoy te invito a que te tomes de la Mano del que levanta al caído, Oremos a Dios. Padre Nuestro que estás en los Cielos, en este momento me rindo a ti y me aferro a tu Mano, me sacudo del polvo y decido no abandonar el proceso, yo no me suelto de ti aunque vaya a la misma tumba, yo no me suelto de ti aunque las cosas se pongan peor, yo no me suelto de ti porque tu cumplirás tu propósito en mí, en el Nombre de Jesús tu Amado Hijo. Amén.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.