Julio César

Presidente de la Asociación de Colegios Cristianos de Colombia

Entrevista con Julio César Orozco, actual Presidente de la Asociación de Colegios Cristianos de Colombia

Julio César Orozco, es el actual Presidente de los colegios cristianos en Colombia – OBED – a la vez lleva 26 años al frente del Colegio Cristiano Semilla de Vida, y como si fuera poco, también ha sido docente en el sector público. Todo lo anterior, lo hace un gran factor de influencia para la educación cristiana en estos tiempos.

 

¿Cuál es su balance de lo realizado hasta la fecha?

Realmente son muchas las metas cumplidas, pero también otras que quedan pendientes. Sin embargo, tenemos la confianza de que Dios está cargo de su obra en los colegios cristianos, que el Espíritu Santo es nuestro Guiador y Él sabrá llevarnos a tomar buenas decisiones en la educación y formación de sus hijos más pequeños. Creo que Dios hasta ahora está empezando con la educación cristiana en Colombia, y lo mejor está por venir. Dios es dinámico va a estar muy pendiente de este proceso de educar en Cristo, por lo tanto, esperamos que el Señor nos visite en estos tiempos, y así retomar fuerzas para la tarea y los retos que nos esperan.

Cuando hablamos de educación cristiana, regularmente pensamos en colegios cristianos, pero creo que esto es integral: familias, iglesia, colegio, profesores y alumnado.

 

Alumnado del Colegio Cristiano Semilla de Vida en tiempo de oración.

La educación cristiana es una extensión de la iglesia. Ésta no puede ser vista como un satélite independiente, disperso y ajeno a los planes de Dios. Los colegios cristianos son una extensión del reino de Cristo y una herramienta clave en el cumplimiento de la Gran Comisión. Lo anterior significa que los colegios y maestros cristianos necesitan alinearse bajo la autoridad Mateo 28:18.Aquí el punto primordial es “intencionalidad”. Es decir, tanto los colegios como las familias cristianas, así como pastores y ministros deben considerar el colegio cristiano como un lugar estratégico para el discipulado bíblico.

Veo ahora, un Julio Cesar Orozco, más reposado, más tranquilo, con los años y la experiencia que le permite manejar las cosas con madurez. ¿Cuántos años tenía cuando tomó el Colegio Semilla de Vida?

Tenía 30 años cuando asumí el cargo de rector, y pues los retos eran en ese entonces, tratar de organizar y tratar de plantear un proyecto educativo del cual no teníamos ni idea para dónde iba, porque en ese entonces tener un colegio, era pues tener un plantel educativo más, para los hijos de los cristianos.

… A propósito, fue uno de los primeros colegios cristianos de una generación…

Sí, en los años 90 el Espíritu Santo provoca un nuevo mover de levantar colegios cristianos, ya anteriormente, Colombia había vivido uno sobre los años 50 del siglo XX, pero ahora, y para estos tiempos, el Señor convocó a una buena cantidad de iglesias y ministerios a lo largo y ancho del país para que levantaran la bandera del discipulado bíblico. Igualmente, aunque en esos años no sabíamos cómo era el asunto de la educación cristiana, cómo desarrollar un colegio cristiano, ni teníamos idea de cómo trabajar una visión en línea con la cosmovisión de la Biblia,sin embargo,poco a poco, Dios nos ha dado la sabiduría para entender qué era lo que Él quería que hiciéramos.

¿Es consciente de que usted es punta de lanza, que la presentación de proyectos que usted lidera, son los que van a delinear y establecer el direccionamiento a la educación cristiana en Colombia?

Punta de lanza es una metáfora muy seria, y grande para mí. No obstante, tengo esa consciencia de que Dios me llamó para ser orientador y promotor de la educación cristiana como ministerio complementario de la Iglesia y del Cuerpo de Cristo. De hecho, el Señor me advirtió sobre la necesidad de crear una Asociación que diera camino a los planes de Dios en la educación. Este no fue propiamente un llamado, sino una amonestación: “Lo haces”. Me consideraba el menos indicado y el menos preparado para esa labor, porque no tenía experiencia, ni sabiduría, ni entendimiento; pero Dios me dijo “Debes hacerlo”. Entonces, yo me propuse en el corazón, hacerlo así. Varios pastores, rectores y profesores nos unimos en este llamado, y en la actualidad Dios ha traído un equipo grandioso de personas y líderes para el cumplimiento de esta tarea.

En la actualidad cuántos colegios hay en Bogotá y a nivel nacional. ¿Son suficientes?

En Bogotá hay alrededor de 50 a 60 colegios, en el nivel nacional pueden ser unos 600. El porcentaje estadístico dice que en Colombia somos el 15 % de población evangélica, algo así como 6 millones de habitantes cristianos, y de esos 6 millones, solamente un 10% fueran jóvenes en edad escolar, niños, estaríamos hablando de 600 mil personas en edad escolar, y los colegios cristianos en la actualidad, los 500 o 600, no alcanzamos atender ni siquiera 50 mil estudiantes. Quiere decir que todavía somos muy pocos, se necesitan muchos más colegios cristianos, enfocados en el discipulado de un nuevo hombre, un nuevo ciudadano conforme al evangelio. Eso quiere decir también que todavía la iglesia le hace falta ser más consciente e intencionada con la necesidad de tener más colegios cristianos.

¿Por qué todos los colegios cristianos no están afiliados a OBED?

Con personas que nos colaboran voluntariamente. También hay otras razones para no afiliarse, y tiene que ver con desinterés de algunos colegios que no consideran valioso estar afiliado a OBED. Sabemos de colegios cristianos que no están afiliados a OBED, pero si están afiliados a CONACED, la Confederación de Colegios Católicos. Esta es una situación triste en el sentido que no ven la necesidad de afiliarse con los colegios de la fe evangélica, y no lo ven como una posibilidad Antes de responder a esta pregunta es necesario aclarar que la Asociación OBED se sostiene con las tarifas de membrecía de sus colegios afiliados. La Asociación no cuenta con otro tipo de ingreso, razón por la cual su campo de acción se limita bastante. Igualmente, aunque no todos los colegios cristianos tienen recursos económicos suficientes para afiliarse, OBED sostiene a algunos de ellos, en ese sentido su capacidad de alcance es muy limitada debido a lo limitado de los recursos financieros. Por lo anterior, la mayoría de trabajo que se hace para la capacitación de los colegios, se realiza de apoyar y ayudar al movimiento de la educación cristiana evangélica, por el contrario, refleja una especie de desprecio hacia los esfuerzos que se hacen desde la iglesia evangélica, para tener una educación cristiana consistente y de calidad.

Y como factor motivante ¿Qué beneficio tiene un colegio al estar afiliado a OBED?

En primer lugar, las capacitaciones que tenemos. Tenemos seminarios regionales, seminarios de entrenamiento a profesores, talleres prácticos de pedagogía de administración, de gerencia, de desarrollo, entonces digamos que en ese sentido el beneficio es fuerte, pero también lo más importante es el trabajo de cosmovisión. Los colegios cristianos necesitamos alinearnos con los planes de Dios, y con lo que está diciendo, con lo que se debe hacer en estos tiempos para esta sociedad en esta nación y nadie la puede tener más clara que el Espíritu Santo que nos guía.

Acaba de tocar un tema muy interesante que me gusta…, me llama mucho la atención, la Cosmovisión de la Educación Cristiana en Colombia

La Cosmovisión tiene que ver con la forma en cómo vemos el mundo y la vida; y en este caso cómo vemos la sociedad desde la perspectiva de la biblia. Un colegio distintivamente cristiano debe manejar una Cosmovisión Bíblica Cristiana, de lo contrario. El colegio cristiano debe someterse a lo que dice la biblia y a loque establece el Señor en el evangelio sobre la vivencia cristiana en el interior de un colegio, y entonces aquí hablo del término “vida”, es decir, el colegio cristiano como un espacio para aprender a vivir la vida desde la perspectiva de la Palabra del Señor.

Problemáticas como generación mileniales, las nuevas leyes educativas permisivas, drogadicción a temprana edad, embarazos adolescentes, homosexualismo. ¿Todas estas problemáticas son visualizadas en las reuniones de OBED?

Desde luego, son problemáticas de la sociedad colombiana que también afectan los colegios cristianos, y ahí nuevamente juega el término “Cosmovisión”. En OBED hemos entendido que trabajar educación cristiana, es desarrollar una educación con visión de Reino. Mateo 28:19 dice: “Enséñenles todas las cosas que yo les he enseñado” y lo que el Señor nos dice que enseñemos es a vivir la vida, enseñar sobre el perdón, enseñar sobre la paz, enseñar sobre la misericordia, enseñar sobre el manejo del dinero, enseñar sobre la santidad, o sea, lo que Jesús enseñó no fue un discurso religioso; para que eso suceda, debemos trabajar con comunidades que tengan un compromiso de vivir para Jesús y reconocerle como su Señor. A lo que me refiero, es que la educación cristiana es una educación de pactos y de acuerdos sobre lo que queremos aprender, y los padres de familia, en últimas, son los que deciden qué es lo que deben aprender sus hijos.

De acuerdo a su experiencia ¿Los padres son conscientes de esta parte o todavía siguen en rueda suelta de que “le entrego al niño al colegio, y el colegio es el que tiene que educarlo y enseñarle”?

Actualmente,tenemos una generación de padres cristianos muy jóvenes en el cristianismo, papás de 4 o 5 años en la fe y que todavía no tienen clara toda la Cosmovisión que plantea el evangelio de instruir y discipular a los hijos en Cristo; entonces encontramos algunos padres con una imagen distorsionada (la usual o común) de que matricular a sus hijos en un colegio cristiano, es ponerlos en un colegio más. Otros, han recibido una voz directa del Espíritu Santo para que matricule a su hijo en un colegio cristiano, tenemos muchos testimonios al respecto. De otra parte, aunque quisiéramos que la educación cristiana alcanzara a todos, también entendemos que ésta no es para todo el mundo. Una genuina educación cristiana es para padres que están dispuestos a caminar en el discipulado de Jesús con sus hijos, entonces ahí es donde el colegio cristiano toma sentido, pertinencia e intencionalidad.

Y en cuanto a los parámetros de la estructura legal para la educación en Colombia ¿Cómo ve las últimas reglamentaciones aprobadas y que puedan afectar a la educación cristiana?

Por ahora no hay ninguna norma que nos prohíba a los colegios cristianos enseñar e instruir bíblicamente. Sin embargo, sí hay una serie de condicionamientos y restricciones que se están dando a la educación en general y tienen que ver con la implantación de ideologías contrarias a la Biblia, y tendencias de pensamiento liberal que están llevando aún a los colegioscristianos a que se alineencon una posición neutral con relación al componente formativo espiritual. Tal neutralidad es perversa, hace daño y confunde a la sociedad. Cuando un colegio se neutraliza en su fe se diluye, pierde la esencia y termina siendo un terreno propicio para el paganismo y el ateísmo. Los colegios de OBED están entendiendo que tenemos que trabajar con acuerdos de formación con los padres de familia; ese radicalismo de las leyes en la actualidad, ese extremismo que está presionando para que seamos colegios neutralizados, está llevando a una cantidad de colegios a que se radicalicen y a que opten por Jesús y el evangelio.

Se ha presentado algún caso que diga un padre de familia: “vea señor rector, nosotros somos cristianos pero mi hijo es homosexual ¿Me lo puede aceptar? ¿Cree que en cierto momento los colegios son discriminatorios frente a esa problemática?

No he sabido de casos de esa naturaleza.Sí he sabido y hemos conocido casos de chicos que estando en un colegio cristiano manifiestan un comportamiento o una tendencia hacia el homosexualismo. Lo que usualmente se hace es acompañarles, ayudarles en el proceso de afirmar su identidad con Jesús y sus mandamientos. Esto incluye el proceso de afirmación de la identidad en Cristo como hombre o mujer. Con algunos se logra con otros no, pero igual se cumple con tarea de orientarles. Lo que se enseña desde el Evangelio es generar identidad y desarrollo del carácter Cristo tanto en el hombre como en la mujer. No discriminamos porque no estamos llamados a señalar y acusar, pero si estamos llamados a edificar y a fortalecer en la identidad de Cristo.

¿Cómo manejaría el caso de aquel niño que dice: “Soy homosexual”?  ¿El  homosexual nace o se hace?

Lo que consideramos con relación a la primera pregunta sobre un niño o niña en esa condición, es que existe una débil construcción o desarrollo de la identidad como hombre o como mujer. En este sentido, la intervención se realizaría al interior del grupo familiar del menor de edad. La afirmación de los roles de hombre y mujer según el Evangelio de Jesucristo, es clara y no muestra ambigüedades. Sobre la segunda, hay muchos estudios falseados de acuerdo con los promotores de la agenda Gay. Estos afirman que el homosexual o lesbiana nace, pero que también se hace. Es decir, cualquier discurso y teoría que surja al respecto será un argumento para defender esta forma de pensar. De acuerdo con laBiblia, más allá de si se hace o se nace homosexual, Dios ha establecido dos categorías de sexo para los seres humanos, sobre la cuales debemos desarrollar identidad como hijos de Dios. El llamado a seguir a Jesús implica cumplir sus mandamientos dados en la Biblia.

 

Al respecto, he conocido casos de estudiantes que,durante su adolescencia, habiendo transitado el camino del homosexualismo,y después, siendo jóvenes de 20 22 años dicen: “me equivoqué, no reconocía a Jesús como Señor de mi vida y mis caminos, pero ahora soy libre y camino en la identidad del sexo que me dio Jesús”. Por eso, resalto la pertinencia e importancia de educar en la identidad en Jesús y su Evangelio. Si nos acercamos cada día más al modelo de Jesús entonces será muy fácil desarrollar la identidad entorno al rol de hombre o mujer.

Existe un dato estadístico favorable de los colegios cristianos: Es su bajo porcentaje de embarazos adolescente.

Es una tendencia de los colegios cristianos a tener cero embarazos adolescentes. Gracias a una educación discipular firme en los principios del Evangeliose puede llegar a esos resultados. Los colegios OBED que se encuentran enfocados en este tipo de formación presentan bajos índicesembarazo adolescente, igualmente con relación al consumo de alcohol y/o drogas, porque sin duda alguna, el evangelio tiene efectos positivos para los que lo creen y lo viven.

No obstante, el Señor Jesús nos advierte de que en el mundo tendremos aflicciones y problemas, y los colegios cristianos no son ajenos a eso.También sufren conflictos, tensiones, batallas contra el pecado y la desobediencia; en los colegios cristianos también hay situaciones que tensionan la vida cristiana, pero sobre eso el Señor dijo una palabra “Confiad, yo he vencido al mundo”, entonces nuestra esperanza es que, si bien hay problemas, dificultades de convivencia, situaciones difíciles con los estudiantes o profesores, el Señor dice “confíen que yo ya vencí”.

Lo peor que le podría ocurrir a una comunidad cristiana, a un colegio cristiano es que dejen de orar y confiar en el poder de Jesús; como también sería lamentable que dejen de enseñar las Escrituras, o que se neutralicen de tal manera, que ya no lean el evangelio porque no lo consideran necesario para la vida académica y escolar.Es increíble pero ya hay colegios cristianos que están girando hacia esa mentalidad.  Sabemos de colegios cristianos que han prohibido orar, adorar y enseñar el evangelio, con el pretexto de no faltarle el respeto a las creencias delos niños que no son cristianos; se neutralizaron, dejaron de ser sal y luz y perdieron la razón de ser como colegios cristianos.

¿Qué balance de gestión podemos rendir a los lectores con respecto a la Convención OBED Regional Caribe y qué conclusiones se sacaron al respecto?

Pues primero, que la educación cristiana en la costa Caribe está creciendo, hay un movimiento fuerte de los colegios cristianos en Valledupar, Montería, Cartagena, Barranquilla que son colegios que se están proyectando, en Riohacha también. La cantidad de colegios que están surgiendo que se están proyectando como puntas de lanza para la educación cristiana. Segundo, que también junto con el surgimiento de éstos colegios surgen las necesidades de orientar, de entrenar a los maestros, capacitar a los rectores y de apuntalar a una visión de reino, a una cosmovisión bíblica en la formación que se imparte.

Cómo balance general, entendemos que Dios se está moviendo entre los colegios cristianos, está levantando a sus hijos como hijos ungidos, para levantar una nueva generación de colombianos,este es un balance satisfactorio, Dios se está moviendo, Dios está levantando colegios, está levantando profesores, incluso profesores muy jóvenes. Lo que estamos viendo en estas convenciones recientes, sea en Barranquilla, Bogotá, Cartagena, Villavicencio o en Cali, es que hay una nueva generación de creyentes que están dispuestos a dar su vida y conocimiento por la causa del Reino de Jesucristo.

¿Cuántos alumnos está manejando en el momento con el Colegio Semilla de Vida?

En promedio cerca de setecientos estudiantes. En Semilla de Vida estamos enfocados en el discipulado de Jesús, es decir levantar una generación de discípulos de alto nivel, competentes para los retos que demanda la sociedad colombiana, pero comprometidos con seguir Jesús. En la actualidad el colegio está acreditado por una agencia norteamericana que trabaja por calidad en la educación. Un genuino discipulado cristiano conlleva un enfoque en la calidad educativa.

¿Cómo ve el proyecto de Colombia Justa Libres?

De mi parte, respeto y admiro a todos los pastores que están promoviendo este movimiento. A muchos de ellos los he oído enseñar y ministrar la Palabra, han sido hombres de Dios que han influido positivamente en la sociedad colombiana. No obstante, ya hemos vivido casos de varios pastores evangélicos que han sido excelentes ministros del evangelio, pero pésimos políticos y gobernantes. El hecho de ser un buen administrador de la grey de Dios no los cualifica automáticamente para administrar y gobernar una sociedad tan diversa, dispersa y con creencias diferentes a las del Evangelio. Aquí se requiere conocimiento de la historia, la cultura, la política, con fuertes bases de economía, política pública, derecho, sociología y gobierno. Pretender asumir un reto de política y gobierno sin la debida preparación o formación académica y experiencia es un salto al vacío.

Esa es una respuesta desde un punto de vista personal porque aquí le cae a diferentes denominaciones, incluyendo también a los pastores de la Cruzada Cristiana.

Desde luego, esta es una opinión personal que no representa al conglomerado de pastores de la Cruzada Cristiana, mucho menos a la dirección de la Asociación OBED. Tampoco, pretendo ser irrespetuoso con los ungidos del Señor, pero lo cierto es que considero que los pastores y ministros son más valiosos y útiles pastoreando la grey de Dios, y enseñando a otros sobre lo que dice la Biblia acerca de cómo gobernar. El gran llamado de Dios para todos los creyentes, pastores y ministros está relacionado con “hacer discípulos”.Es decir, enseñar a otros en el asunto de “cómo vivir la vida cristiana”, incluyendo el ejercicio del gobierno y la política. Hacer cosas diferentes a los propósitos del llamado de Dios, nos expone a caminar sobre aguas turbulentas y lodo cenagoso, con el riesgo de fracasar en el cumplimiento de los planes y propósitos que Dios nos confío cuando nos honró con el llamado al ministerio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *