REFLEXIONES PARTE 1 – ED 203

Cuando te vayan a contar un chisme, piensa en esto….

En la antigua Grecia Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría.Un día vino alguien a encontrar al gran filósofo, y le dijo:

– Sabes lo que acabo de oír sobre tu amigo?
– Un momento – respondió Sócrates
– Antes de que me lo cuente, me gustaría hacerte un test, el de los tres tamices.
– Los tres tamices?
–Pero sí, – continuó Sócrates – antes de contar cualquier cosa sobre los otros, es bueno tomar el tiempo de filtrar lo que se quiere decir.

Lo llamo el test de los tres tamices.

–El primer tamiz es la verdad. ¿Has comprobado si lo que me dices es verdad?
– No… Solo tengo oído hablar…
– Muy bien. Así que no sabes si es la verdad.
–Continuamos con el segundo tamiz, el de la bondad.
–¿Lo que quieres decirme sobre mi amigo, es algo bueno?
– Ah no! Por el contrario.
– Entonces – continuó Sócrates
– ¿Quieres contarme cosas malas acerca de él y ni siquiera estás seguro de que son verdaderas?
–Tal vez aún puedes pasar la prueba, sigue siendo el tercer tamiz, el de la utilidad.
–Es útil que yo sepa qué me habría hecho este amigo?
– No, en serio.
– Entonces – concluye Sócrates – lo que querías contarme no es ni cierto, ni bueno, ni útil; ¿Porqué querías decírmelo?

Publicaciones que un cristiano debe evitar en las redes sociales

Aunque las redes sociales han sido usadas de la manera incorrecta por muchas personas, puede ser una herramienta poderosa para compartir el amor increíble de Dios. Nuestro testimonio puede ser profundamente poderosa cuando nuestros amigos no creyentes ven nuestra continuamente la fidelidad de lo que profesamos y la vida de esperanza que tenemos en Cristo.

A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27

Pero realmente no todo lo que compartimos en Facebook u otra red contribuye a este testimonio. De hecho, hay algunos publicaciones que los cristianos comparten que, en su mayor parte, lo hacen daño a muchos.

Estas cosas son las que debes evitar publicar:

Murmurar de las personas y quejarte de los demás: Ni en las redes ni en otro momento; Imagínate! Si quieres que tus amigos no creyentes conozcan de una vida sana en Jesús y lo primero que ven es quejas y chismes, jamás alcanzarás la meta de ganar a tus amigos de este modo. Jesús sentó las bases para esto cuando reprendió a los fariseos y escribas para su hipocresía.

Mateo 23:13-14 Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

Manifestar algún conflicto que tuviste con otra persona: Es comprensible que te sientas dolido y mal porque alguien habló a tus espalas o te hirió;  Pero no todo la gente tiene que enterarse de los detalles, es mejor que le escribas directamente a esa persona o hables con alguien que te pueda ayudar pero en privado. De otra manea solo causaras problemas y discusiones a la luz de todos. Esto es lo que Jesús quiso decir acerca de nosotros se acercarnos a esa persona en privado para discutir el problema. Y si necesitas desahogarte, hazlo con alguien de confianza.

Mateo 18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

Evita publicaciones amarillistas que causen polémica o que hablen mal del evangelio: Por ejemplo noticias sin certificar de lideres o figuras cristianas que supuestamente hayan cometido alguna falla. No es cuestión de justificarlos, más bien es cuidar la imagen del evangelio que profesamos; si algo llegase a ser cierto nuestro deber no es juzgar sino orar por ellos.

¡Recuerda que de la abundancia del corazón habla nuestra boca y de ello también publicamos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *