REFLEXIONES PARTE 2 – ED 203

La sorpresa que te llevas al juzgar a otros…

Un médico entró en el hospital de prisa después de haber sido llamado a una cirugía urgente. Él contestó a la llamada lo antes posible, se cambió de ropa y se fue directamente al bloque de la cirugía. Al llegar encontró el padre de un niño ir y venir en la sala de espera. Una vez al verlo, el padre gritó: “¿Por qué tomó todo este tiempo por venir? ¿No sabes que la vida de mi hijo está en peligro? ¿No tienes sentido de la responsabilidad? ”

El médico sonrió y dijo: “Lo siento, yo no estaba en el hospital y me vine lo más rápido que pude después de recibir la llamada…… Y ahora, me gustaría que se calme para que yo pueda hacer mi trabajo”

“¿Que me Calme? ¿Qué pasaría si fuera su hijo el que estuviera en esta habitación ahora mismo, estarías calmado? Si su hijo se estuviera muriendo ahora qué haría? “, Dijo el padre enojado.

El médico volvió a sonreír y contestó: “Voy a decir lo que dijo Job en la Biblia” Del polvo venimos y al polvo volveremos, bendito sea el nombre de Dios”. Los médicos no pueden prolongar la vida. Vaya e interceder por su hijo, vamos a hacer todo lo posible por la gracia de Dios “

“Dar consejos cuando no estamos en problemas es tan fácil”, murmuró el padre.

La cirugía se llevó varias horas; después  el médico salió feliz, “Gracias a Dios! Su hijo se ha salvado! ” Y sin esperar la respuesta del padre el doctor muy apurado mira su reloj y sale corriendo. Mientras se marchaba le dijo “Si usted tiene algunas pregunta, pregúntele a la enfermera!”

“¿Por qué él es tan arrogante? No podía esperar algunos minutos mas para que para preguntarle más sobre el estado de mi hijo “,

La enfermera respondió con lágrimas en su rostro:

“El hijo del doctor murió ayer en un accidente en la carretera, él estaba en el cementerio cuando recibió la llamada para atender a su hijo; y ahora que su hijo se encuentra fuera de peligro y a salvo creo que es bueno que usted comprenda que él se vaya corriendo a culminar con el entierro de su hijo”.

“NO JUZGUES SEGÚN LAS APARIENCIAS, SINO CON EL JUSTO JUICIO” JUAN 7:24

“Nunca juzgues a nadie, nunca sabemos que situación puedan estar pasado las personas que nos rodean. Sé sabio, manso y amable.”

Decir Sí, cuando queremos decir NO

En el vientre de un pez, Jonás reafirmó su propósito en el Señor. Pero la historia de la Biblia acerca de las consecuencias de la desobediencia no termina con Jonás obedeciendo a Dios. El libro concluye con el momento en que Jonás reconoce la razón por la cual no quería hacer lo que Dios le había encomendado y como Él Señor lo castigas por su egoísmo. Jonás tenía miedo de que los ninivitas, que eran una amenaza para el pueblo judío, pudieran arrepentirse, y luego Dios en su misericordia no los destruiría. El profeta reacio admitió que quería verlos aniquilados: “Por tanto, a fin de prevenir la salvación de Nínive huyó a Tarsis”.

“Y oró a Jehová y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal.” – (Jonás 4: 2). 

Los creyentes se resisten a hacer la voluntad de Dios por muchas razones. A veces, aunque no nos gusta confesar esto, no nos gusta el resultado probable de la obediencia. Como hizo Jonás, nosotros también podemos perder de vista las cosas espiritualmente importantes y centrarnos en nuestros propios deseos y comodidad.

Nuestro descontento con lo que pensamos que podría suceder no es una razón para resistir el plan de Dios. Si el Señor nos llama a actuar, Él se hará cargo de los resultados finales. Nuestro trabajo es obedecer.

¿Qué te impide obedecer al Señor? No estamos para ser gobernado por los sentimientos, no importa lo fuertes que sean. Tu Padre celestial espera obediencia. Los resultados finales pueden sorprender.

¡Cuidado! Dos perspectivas del matrimonio ¿Cual perspectiva vives?

“Las muchas aguas no podrán apagar el amor, Ni lo ahogarán los ríos.” Cantares 8:7  

 Perspectiva #1

EL: Si…!, Por fin… Que duro fue esperar.
Ella: Quieres dejarme?
EL: NO! Ni siquiera lo pienses.
ELLA: Tú me amas?
EL: Por supuesto, una y otra vez
ELLA: Alguna vez me has sido infiel?
EL: Noo! Como te atreves siquiera a preguntar eso?
ELLA: Me besarías?
EL: En cada oportunidad que tenga
ELLA: Te atreverías a golpearme?
EL: Estas loca? No soy ese tipo de persona
Ella: Puedo confiar en ti?
EL: Si
Ella: Mi amor!

Perspectiva #2 (Lea de abajo hacia arriba)

Puede que parezca algo chistoso, pero esta realidad es vivida por muchos matrimonios en el mundo.

Cuando decidimos entregar nuestra relación y matrimonio en manos de Dios podemos estar seguros que su precioso amor reinará en nosotros;  nuestra mente y corazón serán llenos de sabiduría y amor día a día para soportar las pruebas y salir airosos de las dificultades.

“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” 1 Pedro 3:7 

La mujer debe ser tratada como vaso ‘más frágil’ tomemos en cuenta que dice vaso ‘más frágil’; es decir, que el hombre es también vaso frágil, el también puede ser herido y lastimado. Es necesario que el amor, la ternura y la compresión sean recíprocas y que la comunicación permita crear una relación sólida y fortalecida en Cristo, es hermoso cuando nuestro matrimonio es una relación de tres: Dios + Ella + El.

 “Una sola persona puede ser vencida, pero dos ya pueden defenderse; y si tres unen sus fuerzas, ya no es fácil derrotarlas.” Eclesiastés 4:12

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *