LEGO

UNA NACIÓN NO ES UN LEGO

Es maravilloso divertirse viendo a los niños desarrollar su creatividad a través de un lego. Armar y desarmar a su antojo sus pequeños y rápidos proyectos que guardan en su mente infantil y ven ahora la posibilidad de plasmarlo en una realidad así sea por un momento y jugando, uniendo y desuniendo piezas.

 

Lo que no es bueno es ver como líderes nacionales en diferentes campos del saber piensan que una nación es comparable a un lego y que las piezas con las cuales se construye Estado se pueden manipular y ubicar de acuerdo a la situación y no al diseño. Algunos caprichosamente al unir y desunir las piezas claves de la constitución a su gusto o “necesidad” nacional podrían causar un daño que sería irreparable. No hay que inventar hacer nación ni innovar tanto, pues en la Biblia hay un diseño funcional que ha inspirado a muchas naciones.

 

Debo decirlo, las puertas de nuestra nación están abiertas para la gente que decide comprometerse con la justicia, la verdad y la reparación. La constitución y la ley son nuestra gran muralla. Debemos fortalecer el muro constitucional y no debilitarlo al hacerle grietas y brechas.

 

En la antigüedad los enemigos e invasores buscaban las grietas en los muros de las ciudades estado para penetrarlas y traerlas a la derrota y la cautividad. Los otros que buscaban las grietas desde dentro eran los cobardes entre ellos reyes, soldados, magistrados porque querían huir auspiciados por la oscuridad. Su consigna era deslizarse por la grieta y abandonar porque no tenían lo que algunos llaman “dolor de patria” que en realidad es compasión y amor por su pueblo.

 

Si queremos ser un país fuerte, debemos estar rodeados por murallas de salvación que son las que se construyen con el orden divino en la sociedad civil.  No fuimos llamados a hacer grietas en la constitución sino ajustarla al orden de Dios y defenderla. Una nación no puede armarse como un lego. No debemos juntar varias piezas y desechar otras que momentáneamente no “convienen”. El orgullo o el temor nos harán una mala jugada. Siempre debemos recordar que nuestra visión como nación debe ser multigeneracional.

 

“Una nación de hombres bien informados acerca del precio y de los derechos que Dios dio al hombre no puede ser esclavizada. Es en el campo de la ignorancia donde comienza la tiranía” Benjamín Franklin.

POR: PASTOR ALFREDO BARRIOS – CENTRO CRISTIANO EMPRESARIAL

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *